Pensando sobre como pensamos

665px-helium_atom_qm¿Somos unidades indivisibles?

La respuesta parece obvia: físicamente es imposible dividir una persona.

Por el contrario, espiritualmente si es posible fragmentarse. Somos unidades de vida, pero no de identidad o pensamiento.

Somos tantas cosas como roles asumimos: amante, trabajador, jugador, terrorista,… Cada aspecto de nuestra personalidad con un comportamiento diferente y a veces contradictorio. Pasando del egoísmo al altruismo, de la justicia al abuso, de la crueldad a la ternura o de la frivolidad a la reflexion y la empatía.

Ademas, mucho de nuestro carácter tampoco es exclusivamente nuestro.

Nos es dado por nuestro entorno. Estamos inmersos en sociedades y clases sociales que conforman nuestra vision del mundo.

Somos el resultado de nuestra multiple personalidad, combinada con condicionantes familiares, culturales y sociales que determinan, desde nuestros gustos culinarios, hasta nuestra religion o costumbres sexuales.

Para complicar mas las cosas, ¡otras veces simplemente tenemos una voluntad débil que nos impide hacer aquello que deseamos!

Todo ello nos convierte en seres multiples, caóticos y complejos. Impredecibles.

Somos átomos compuestos de multiples partículas elementales e inmersos en el medio ambiente

Nuestra capacidad de elección, el libre albedrío, esta profundamente determinada por nuestra complejidad personal y circunstancias.

Pero no solamente tenemos condicionantes personales y sociales. Nuestro modo de pensar es también multiple y complejo.

Entendemos el mundo a través de varios métodos, entre ellos los siguientes:

El instinto nos ayuda a dar foco o relevancia a unos asuntos sobre otros. El habito nos condiciona el pensamiento. Las creencias, cuanto mas profundas, mas limitan nuestro juicio.

La dificultad de obtener toda la información necesaria, nos lleva a simplificar los asuntos y pensar mediante analogías y preconcepciones.

Ademas tenemos una tendencia natural a creer en narrativas porque proporcionan una causalidad y sentido produciendo una coherente pero fundamentalmente falsa veracidad *.

Todo lo anterior, emoción, costumbre, axiomas, utopias, reducciones y las siempre cambiantes narrativas, forman los esquemas y condicionantes previos sobre los que muchos pretendemos construir nuestro conocimiento y elaborar nuestros juicios.

Pero es solo después de tan largo recorrido, de ser consciente de nuestra atomización, entorno y estructura de análisis; cuando, si aún disponemos del tiempo y la disposición necesaria, llamamos a la razón e intentamos analizar los hechos críticamente.

Esto es, identificando prejuicios e informados por la evidencia. Objetivamente.

Políticos, empresarios y publicistas entendieron, hace ya tiempo, que areas de nuestro pensamiento conviene mas atender.

———–

* El eminente académico y autor Gabriel Tortella, catedrático de Historia e Instituciones Económicas, hablando sobre las narrativas históricas, lo expresa de otra manera “he sido educado a no entender nada” o como decía enfáticamente Bertrand Rusell “The whole problem with the world is that fools and fanatics are always so certain of themselves, and wiser people so full of doubts”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s