La misma película: laboristas proponen federalismo y senado territorial

Tal vez porque anticipe un nuevo referéndum de independencia en el horizonte. En un intento de poner la venda antes que la herida, Gordon Brown presento ayer en el festival del libro de Edimburgo ante numerosa prensa nacional e internacional, la nueva política del laborismo para aumentar los poderes del parlamento escocés.

Para mi sorpresa repitió con entusiasmo una canción ya vieja en España. Crear un estado federal y reemplazar la cámarUK_European_Parliament_constituencya de Lores por un senado representando las naciones históricas. El mayor cambio constitucional en cuatro siglos de integración social, económica, política y cultural del Reino Unido.

El planteamiento de Brown se cimentaba, probablemente, en un amplio estudio realizado el mes pasado por el Grupo de Reforma Constitucional  donde se recomiendan tres medidas: las dos antes descritas, mas la devolución de mayores poderes a los parlamentos de Escocia, Gales e Irlanda del Norte (mas aquí). La propuesta del GRC, por su originalidad y concreción, merece leerse en sus documentos originales, arriba enlazados, en particular la Act of Union Bill.

Según la atrevida propuesta del GRC, el parlamento de Westminster continuaría siendo la sede de la soberanía del reino. El reino estaría constituido por cuatro naciones: Inglaterra (dividida en las regiones reflejadas en el mapa de la derecha), Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Naciones todas ellas capaces de independizarse mediante referéndum, a convocar por su propio parlamento (Act of Union Bill, Part 1, 1.1 [4]). Irlanda del Norte previo acuerdo con los gobiernos del Reino Unido y la República Irlandesa (mas aquí).

Las funciones del parlamento de la unión en Westminster, se reducirían a las siguientes: regulación de servicios financieros, impuestos (IRPF, IVA, e Impuesto de Sociedades y Sucesiones); asuntos exteriores; defensa y seguridad nacional; inmigración y nacionalidad; estado de emergencia; tratados internacionales; derechos humanos; moneda; banco central y tribunal supremo. Todas las otras áreas serian competencia exclusiva de los parlamentos nacionales (Act of Union Bill, Part 2).

La nueva constitución deberá aprobarse por mayoría en el Reino Unido y simultáneamente en las cuatro naciones que lo forman, i.e. Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte (Act of Union Bill, Part 11).

Cerrojo cuádruple

Curiosa aceptación del principio “quad look” recientemente rechazado por la Camara de los Comunes en el pasado referéndum de la Unión Europea, donde se voto contra la propuesta de Alex Salmond de establecer la necesidad de una doble mayoría que asegure que ninguna nación o jurisdicción sea retirada de la Unión Europea contra la voluntad de la mayoría de sus votantes (1). De forma reveladora, la cámara pasó de puntillas sobre este delicadísimo asunto.

Nada ilustra mejor este cambio de poderes y limitación de funciones de Westminster que la drástica reducción del numero de diputados de los actuales 650 miembros a 146. El senado estaría compuesto por miembros elegidos por los parlamentos de las naciones (version apoyada por Brown). Alternativamente, el senado lo formarían 400 miembros, 75% de ellos elegidos directamente por los electores. En ambos casos subgrupos de senadores actuarían también como segunda cámara de sus respectivos parlamentos nacionales (Act of Union Bill. Part 7).

La nueva distribución de diputados al parlamento de Westminster se realizaría de modo directamente proporcional a la población del reino . Nótese la escasa representación de la naciones galesa, escocesa e irlandesa del norte en la siguiente tabla.

Nacion o Region Numero diputados Porcentaje voto Porcentaje poblacion
Londres 8 11% 13%
Sur Oeste Inglaterra y Gibraltar 6 8% 8%
Sur Este Inglaterra 10 14% 14%
Este Inglaterra 7 10% 9%
Oeste Midlands 7 10% 9%
Este Midlands 5 7% 7%
North West Inglaterra 8 11% 11%
North East Inglaterra 3 4% 4%
Yorkshire y Humber 6 8% 8%
Gales 4 5% 5%
Escocia 6 8% 8%
Irlanda del Norte 3 4% 3%
Inglaterra: regionalismo y federalismo vs. devolución y subsidiaridad

Singularmente, el nuevo acuerdo constitucional contempla, ademas de incrementar los poderes del parlamento Gales, dos opciones para Inglaterra (Act of Union Bill, Part 3, ver también pie de anotación aquí).

La primera es un parlamento propio. La segunda contempla la profundización del sistema actual de incrementar los poderes de entidades locales ya existentes como ayuntamientos y mancomunidades (2).

En el pasado han existido dos comisiones constitucionales en 1920 y 1973 (3, 4). Ambas coincidieron en designar a las naciones históricas escocesa y galesa como unidades de devolución de poderes (a este respecto una lectura interesante es el Capitulo 10 Sentimiento Nacional).

La cuestión era y es, como devolver la gobernación a una Inglaterra que representa 84% de la población y 87% del valor agregado bruto del reino (5). Carente de interés por la devolución de poderes y fuerza dominante por su tamaño demográfico y económico tanto en Westminster como en un eventual parlamento propio.

La solución encontrada hasta ahora son las entidades locales basadas en la subsidiaridad. Organismos ya establecidos en muchas ciudades del norte de Inglaterra (mas aquí o  aquí) tras el rechazo de los votantes en el referéndum de 2004 al establecimiento de parlamento locales. Experimentaron una devolución de poderes similar a los parlamentos nacionales establecidos en Escocia, Gales o Irlanda del Norte, con capacidad por ejemplo, de distribuir según sus propios criterios el gasto publico.

La propuesta federalista y regionalista de constituir cuatro parlamentos nacionales y organizar el país como una federación de naciones ha suscitado el rechazo de un portavoz del SNP. Este exministro escoces ha criticado la propuesta porque  los asuntos reservados al gobierno central limitan la jurisdicción del parlamento escocés y ninguna de las cuatro naciones puede unilateralmente aumentar sus poderes. Rechazo no extraño, si consideramos la irrenunciable esencia idependentista de este partido.

Lo que la propuesta no dice pero los comentarios del SNP avanzan, es que la propia naturaleza de todo sistema federal implica la creación de una corte de arbitraje, o tribunal supremo, donde resolver los conflictos entre entes territoriales y el gobierno federal. Esto es, implica pasar a los jueces los conflictos políticos.

Esta por ver el recorrido de este proyecto, pero ayer presenciamos una oferta del influyente sector del laborismo escocés representado por Gordon Brown, proponiendo aumentar precisamente la fuente de sus problemas: el apetito de poder de los nacionalistas.

Compromiso como necesidad

Según la dirección del laborismo, un incremento de poderes de las naciones históricas, i.e. un incremento de la recentralización de la soberanía en los parlamentos territoriales, generaría entre los escoceses un apoyo  entorno al 75 u 80%. Mucho mayor del 45% recientemente obtenido por la opción independentista (7).

Al parecer la opción táctica de congelar la situación, menos aun revertirla, ni siquiera se contempla dentro de la estrategia de parar el avance nacionalismo escocés.

Es licito preguntarse, ¿este esfuerzo de contener el independentismo escocés mediante la concesión de mayores poderes (unido al “el café para todos” en forma de parlamentos carentes de apoyo popular en Gales e Inglaterra) busca un compromiso como principio? ¿o evidencia una ciudadania y partidos carentes de un proyecto común y capacidad de liderazgo? Esta última premisa probable según Gordon Brown cuando argumenta el surgimiento de la identidad política escocesa como alternativa al abandono económico británico. Asunto notable en en país de probado éxito económico y cultural, donde mas que cuidar se mima la autopromoción y se cura la memoria histórica con dedicación extrema.

Intangibles, la premisa de lealtad

Comprobada la intransigencia del nacionalismo escocés—con su objetivo irrenunciable de soberanía plena—todo dependerá de los siempre necesarios intangibles. Aquellas entidades abstractas que no se pueden cuantificar ni codificar en leyes ni tratados.

En este caso la, hoy ausente, lealtad al sistema. El funcionamiento dependerá de la fidelidad, sinceridad y buena voluntad de los territorios para, evitando entorpecer las decisiones e incrementar las tensiones, lograr legitimar el nuevo acuerdo y favorecer la convivencia entre los diversos territorios y el conjunto de la ciudadania.

En nuestra situación actual, sirvan como ejemplo practico tres temas recientes de defensa y asuntos exteriores: el mantenimiento de bases nucleares, la limitación de la emigración y la pertenencia a la Union Europea.

W

Materias en principio competencia exclusiva del futuro mini-Westminster. Aprobadas en referéndum por la ciudadania del reino en los últimos dos casos y por el gobierno británico en el primero.Pero de manera similar, todas ellas rechazadas por el independentismo escocés.

Según algunas opiniones, la propuesta federal del Grupo de Reforma Constitucional y del laborismo escocés, conlleva el riesgo de convertirse en la mejor manera de judicializar la vida política hasta la exasperación y comprometer el funcionamiento del reino en su conjunto.

Si bien para sus proponentes, puede ser el germen de un arreglo a las lógicas tensiones producidas por la existencia de distintas soberanías, locales y generales, dentro de un mismo reino.

A mi todo esto me parece una película de argumento conocido.

¿Martillo…?
La democracia confrontacional: rapida, resolutiva y exclusiva

Si consideramos la profunda convicción independentista del SNP, quizás estemos proponiendo una formula de gobierno imposible. En vez de incrementar el poder local de forma difusa para reforzar los valores comunes, hemos recreado nuevos centros de poder basados en la exaltación de sentimientos patrióticos propios. Reproduciendo a nivel territorial, un sistema similar al del reino en su conjunto. Con un parlamento legitimado de igual manera, mediante el voto popular, pero al que en contraste, el reino niega soberanía plena.

La inusitada solución propuesta por el GRC a este conflicto de legitimidad y poderes es garantizar la supremacía y capacidad decisoria del gobierno del reino en áreas vitales para su supervivencia, mediante la cláusula que garantiza el derecho a la secesión de las naciones que lo forman.

Es decir a quien no le guste en algún momento las decisiones comunes puede retirarse, para siempre, de la union.

Si bien es notable en este proyecto, la ausencia de mayorías cualificadas y plazos para las consultas siguiendo el ejemplo canadiense. Tal vez estos sean asuntos a definir mas adelante. O vista la reciente experiencia, tal vez no.

Resulta difícil entender la gestión de una nación bajo estas circunstancias. ¿Quien se va a molestar en invertir si las garantías de estabilidad y propiedad son mas cortas que el plazo de amortización? ¿para que construir cuatrocientos kilometros de cualquier cosa entre Glasgow y Manchester para luego dejarlo en cualquier momento como beneficio de una nación extranjera?

Las únicas dos explicaciones posibles—además de la ausencia de reivindicaciones territoriales y minorías vulnerables, origen del caso nor irlandés—que encuentro a este arreglo constitucional tan singular pueden ser las siguientes.

Por un lado razones históricas. Lograr mantener la representación mayoritaria mas arquetípica del mundo: el modelo parlamentario de Westminster.

Por el otro razones socioeconomicas. La enorme unidad y fortaleza económica y cultural de la nación inglesa no disminuirá si pierde un 8% de volumen económico o población.

Seguirá siendo la quinta economía mundial, y de largo, el mayor centro financiero, diplomático y militar europeo.

Factores culturales y geopolíticos garantizan la continuidad de Inglaterra como una nación de entidad internacional. Fue el origen cuatro siglos atrás, junto con el norte de Italia y los Países Bajos, del sistema bancario y financiero moderno e iniciadora de la revolución industrial y sigue desarrollando un papel preponderante en estas areas.

También forma parte fundamental del propuesto pivote del dinamismo europeo. El importantísimo eje poblacional, político y económico entre Manchester y Boloña (8). Sus actuales 140 millones de personas, incluyendo Paris y el tercio norte italiano, conforman la mayor aglomeración de población del planeta, como muestra el siguiente mapa demográfico.

Population_density_Europe

Precisamente por estas y otras características, la receta británica esta pensada para atender actores y características propias de este conjunto de islas. Si ampliamos el marco a un contexto mas universal observamos otro tipo de enfoque complementario a la democracia mayoritaria o confrontacional.

… ¿O pinzas ?
La democracia consensual: lenta, inclusiva y difusiva del poder

Si aceptamos las premisas de los gobiernos independentistas, estamos intentando coordinar dos autoridades de igual rango, aquella de la nación y la del reino en su conjunto. Usando el método de la democracia confrontacional, donde el ganador se lo lleva todo. Pero donde no hay disposición a perder en algunas ocasiones para ganar en otras. Porque algunos grupos políticos y territoriales no se sienten de la misma familia. Una reconciliación de difícil solución bajo el sistema mayoritario de decisiones.

Pero existe un método alternativo de probados resultados en países con fuertes divisiones culturales o lingüísticas (ver consocialisación y polarización ) como Holanda y Bélgica, Suiza, Chipre o Líbano: la democracia consensual. Donde se aplica el Optimo de Pareto a la toma de decisiones políticas.

Pareto

Este precepto se fundamenta en la aquiescencia o consenso entre diferentes grupos. Los acuerdos se establecen cuando las partes mejoran tanto como es posible sin perjudicar a nadie. Es decir las acciones de gobierno se deciden sobre el principio de la cooperación no de la imposición.

Aunque en estos sistemas la responsabilidad se diluye a la hora de rendir cuentas, porque al formar amplios consensos dificultan en extremo el voto de castigo. Su bondad depende de las circunstancias y su modo de uso. Otra vez, los siempre presentes intangibles.

¡Pero! …¡Caramba que coincidencia! ¡también es el tipo de gobierno de la Union Europea rechazado precisamente por sufrir un deficit democrático! (ver punto 1 aquí).

suspicious-smiley

Caveat lector: a) desconozco la influencia del Grupo de Reforma Institucional y b) comparar solo es inteligible cuando se determinan las diferencias y las circunstancias


  1. European Union Referendum Bill — Decline Second Reading — 9 Jun 2015 at 18:4. Ver también European Union Referendum Bill, Volume No. 596, part No. 13, House of  Commons Debates 9 June 2015.
  2. The Local Democracy, Economic Development and Construction Act 2009. Establece las mancomunidades que gobiernan las regiones del reino y en particular las autoridades de las nueve regiones inglesas y mancomunidades locales.
  3. Speakers Conference on Devolution 1919-20
  4. Royal Commission on the Constitution 1969-73
  5. House of Commons. Regional economic output statistics, December 201
  6. Opción propuesta desde hace años, denominada devo-max, que Cameron rehusó ofrecer como tercera opción en el pasado referéndum de independencia. Tal vez porque evitaba comprometer la soberanía de la ciudadania británica. La pregunta dual del plebiscito venia a significar: bien estas dentro sin condiciones, bien escoges tu propio camino.
  7. Lijphart, A. 1999. Patterns of Democracy: Government Forms & Performance in Thirty-six Countries. New Haven: Yale University Press.
  8. Jaspers, G.J. 2003. Beyond the Blue Banana. Inter economics. March/April 2003
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s