Ni existen coches con volantes compartidos, ni estados con dos soberanías *

Breaking Rope

* Leer nota final metáforas.

La Constitución británica no aguanta

Screen Shot 2016-07-27 at 21.31.22“El Reino Unido arriesga su desintegración sino logramos un acuerdo constitucional que garantice los derechos y autonomía de cada nación que lo constituye”.

Leída esta enfática declaración—tan alejada de la tradicional circunspección británica—realizada por el Grupo de Reforma de la Constitución (CRG, enlace) no es exagerado decir que el movimiento nacionalista escocés están provocando un conflicto de gobernabilidad de singular importancia.

Tal vez comparable, por el cambio de paradigma que implica, al experimentado por muchos países europeos en el XVIII durante el cambio del viejo regimen aristocrático al democrático actual.

No todo depende de la voluntad política, los acuerdos también deben ser jurídicamente viables

Ahora este país debe cuadrar el circulo de dos poderes enfrentados: el del parlamento de la union y el de los parlamentos de tres de sus naciones históricas.

Quizás porque su complejidad no favorece ni la simplificación ni la demagogia, este importante asunto esta notoriamente ausente de debates y noticias.

Pero como el propio CRG atestigua, hay una necesidad perentoria de encontrar un nuevo acuerdo constitucional que reemplace el mantenido tan eficazmente en los últimos trescientos años (inicialmente establecido en las Actas de la Union de 1707).

Como bien reconoce la clase política representada en el CRG, el país esta experimentando una crisis constitucional única en la historia del país.

Generada, como reconoció Blair, por haber tomado decisiones destinadas a solucionar el día a día de la vida política. Específicamente, por constituir parlamentos regionales sin considerar su viabilidad jurídica. Dicho de otro modo, las relaciones y mandatos entre las diferentes instituciones del estado.

Parlamentos regionales, aqui llamados sin ambages nacionales, capaces de acentuar los intereses locales por encima de los generales de la nación, como hemos visto en el reciente referendum de independencia escocés.

Paradojas y mas paradojas

Las confesadas acciones u omisiones de estos politicos, nos están haciendo vivir a los ciudadanos de esta nación una crisis existencial y diversas paradojas.

Por un lado, acabamos de retirarnos de la Union Europea, precisamente, para no compartir las decisiones con otros países europeos y recobrar una cierto control sobre las decisiones de la nación británica.

Se podrá compartir coche o itinerario, pero no el puesto de conducción.
O como los juristas suspiran esperando que los políticos resuelvan la adivinanza

Mientras por otro, se pretende gobernar el país mediante la coordinación —tal vez única— de dos soberanías que se postulan cada cual de mayor rango que la otra.

Esto es, la del conjunto de la nación británica y  la de tres de sus cuatro naciones fundacionales Escocia, Gales e Irlanda del Norte (la mas compleja posición constitucional inglesa se intenta resumir al final de esta anotación).

Esta falta de políticas a largo plazo es un asunto avanzado por Gordon Brown en su libro “My Scotland, my Britain”. Con cierto cinismo, reconocía que la resolución de los conflictos resultantes de esa gestión política a corto plazo, debería de proporcionarlos una comisión de expertos a constituirse “en su momento”. Como si los principios del derecho constitucional fuesen infinitamente elásticos y adaptables. ¡Ay!

Pues bien ese momento anunciado por Brown en su libro, ya ha llegado. La comisión se llama Grupo de la Reforma de la Constitución. Lo cual, para un país que aparentemente no tiene constitución escrita no deja de ser otra leve paradoja.

Este comite transpartidista esta formado por Menzies Campbell (ex-lider liberal), Peter Hain (ex secretario de Irlanda del Norte) y Gisela Stuart (diputada laborista). Desconozco si el CRG es el verdadero centro del debate sobre este importante asunto. Si es el único grupo citado en las pocas referencias que encuentro en los medios a temas constitucionales.

Bien a pesar del nombre del grupo, de momento la respuesta elaborada en el documento de 70 paginas del CRG Towards a New Act o Union  estableciendo los términos de la discusión, está quizás previsiblemente dada la enjundia del asunto, llena de trivialidades.

Por el momento su sugerencias pasan por proponer asignar al parlamento de Westminster las competencias de defensa, asuntos exteriores y seguridad.

Aunque la realidad es que aun en esas modestas y limitadas areas de acción, ya existen importantes conflictos con los tres parlamentos nacionales existentes (Escocia, Gales e Irlanda del Norte) es algo dudoso.

En el area de seguridad hay importantes divergencias respecto al alojamiento de armas nucleares en Escocia.

Screen Shot 2016-07-27 at 04.33.50También hay profundas diferencias en política exterior sobre la retirada del Reino Unido de la Union Europea.

A este respecto, los tres líderes arriba mencionados han dejado claro que la retirada de la Union Europea, no solo debe votarse por el parlamento británico, sino también y de manera concurrente por los tres parlamentos mencionados previamente (enlace).

Al parecer, mi pregunta a Gordon Brown el año pasado apuntaba al centro de la diana (mas aquí).

Minorías con derecho de veto

Nadie sabe con que resultado práctico van a ejercer ese voto. Ni menos, porque tres subgrupos, ya incluidos en la consulta, representando 8.4%, 5% y 3% de la población respectivamente, pueden tener una segunda voz sobre este asunto.

El derecho constitucional no es infinitamente elástico y aquí muestra limites claros. Veremos si en el futuro se realizan estas votaciones y cuáles sus efectos reales.

Ya veremos como evoluciona este asunto, no solo a nivel practico sino también constitucional. Particularmente en Escocia, donde se esta considerando convocar en el plazo de dos años un segundo (¡cuarto para mi!) referendum de independencia.

Otra paradoja también menor, es la confirmación del Brexit por Westminster, donde las estimaciones establecen una mayoría cercana al 70% de diputados partidarios de permanecer en la UE, que deberán ratificar con su voto y contra su propio criterio, la retirada.

Veremos como resuelven esta clara contradicción entre democracia directa y representativa ¿votaran los diputados contra su buen juicio y conciencia profesional? **

El desarrollo de los próximos capítulos de este complejo e importante enigma es completamente impredecible.

Pero por pasiva o activa, tendrá como el referendum escocés en su día, consecuencias ciertas para la situación española.

Aunque la potestad de convocar un segundo referendum recae exclusivamente en el parlamento británico, la lider del “Partido Unionista y Conservador de Escocia” se ha apresurado a declarar recientemente que Westminster debe permitirlo. Dejando en este asunto a su propio partido nacional con muy poco margen de maniobra. O tal vez, evitando sabiamente azuzar el avispero.

Todos éramos conscientes que la decision de retirarse de la union europea tenia riesgos par la unidad del país. Quizás ese asunto ha tenido menos peso de lo esperado, por la irrelevancia demográfica y económica escocesa en el contexto británico.

Pero es posible que por agitar la bandera algunos acaben por perderla.

Ultima paradoja, por el momento, de esta narración.

Screen Shot 2016-06-24 at 10.39.54

Permanecer atentos, la historia continua.


Nota: Inglaterra no dispone de parlamento propio porque, debido a su desproporcionado tamaño y capacidad hegemónica (80% de la población y 84% del valor añadido bruto) se considera mas conveniente para la unidad del reino que comparta su soberanía con las otras naciones de la union.

Es decir, las tres naciones antes nombradas disponen de capacidad de voto en asuntos ingleses a través del parlamento británico que también legisla en cuestiones inglesas.

En contraste, los ingleses no solo carecen de su propia cámara de representación sino también de la posibilidad de votar en temas de devueltos a los parlamentos de las otras tres naciones.

Es la tan aquí conocida West Lothian question ya formulada en tiempos de la independencia irlandesa.

* Ninguna metáfora da cuenta exacta del argumento que traduce de forma figurada: un país no es un coche. Existen formas de gobierno basadas en la confrontación y también, en el consenso. El titular trata de describir una situación y tiempo particular y no es generalizable.

** Actualización 27 Agosto 2016: El gobierno presidido por Theresa May ha decidido, contra la opinion del Comité Constitucional de la Cámara de los Señores y otros expertos constitucionales, presentar la decision de retirada al Consejo de Ministros de la Unión Europea sin la aprobación de las cámaras. Actualización 17 Octubre 2016: La decision ha sido recurrida en los tribunales. Actualización 3 Noviembre 20116: El Supremo resuelve que la retirada de la Union Europea debe ser votada por el Parlamento. El gobierno apelará la decision. Mientras tanto no se podrá activar el Articulo 50 del Tratado de Lisboa e iniciar el proceso de separación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s