¿Razón o corazón?

IMG_0262

Mientras en el caso escocés, había razones de los dos tipos sentimentales y también económicas (ver aquí) para argumentar la secesión, en el caso del referéndum de separación de la UE parece que pesará mas el corazón que la razón.

Si el referéndum británico resuelve dejar la union se habra votado contra las opiniones de las mas relevantes autoridades en materias económicas y políticas.

Llámense Banco de Inglaterra, Fondo Monetario Internacional, Organización para la Cooperación y el Desarrollo o el mismo presidente de los Estados Unidos, dos tercios del Parlamento británico y la opinión de todos los ex-primer ministros vivos.

Es difícil aceptar que una decisión sobre un tema tan extenso y complejo como las ventajas e inconvenientes de la pertenencia a la Unión Europea, puede tomarse, por la gran mayoría en la que por supuesto me incluyo, ignorando las voces expertas y basándose en algo mas que en creencias y sentimientos personales.

Quizás en estos casos, el miedo a perder el control de los asuntos o la identidad propias, haga que los sentimientos se conviertan en una consideración de mas peso que la estricta conveniencia.

Pero todo esto no quiere decir que no existan causas, mas allá de las sentimentales, para la celebración de un plebiscito en un país de solida tradición democrática.

Para romper una unión, como en el tango, se necesitan dos.

Las causas de origen interno británicas están ligadas a su trayectoria histórica y sus circunstancias presentes.

Las externas europeas también se pueden resumir en dos: la falta de control democrático directo —por la población, no por sus gobiernos— de las instituciones de la UE y la ausencia del proyecto europeo en la agenda electoral de los partidos nacionales.

Antes de describir estos asuntos mas detalladamente en próximas anotaciones, es importante establecer una distinción clara.

Si bien los líderes politicos  británicos definen los dos últimos referéndums como de independencia, escoces y británica (enlace) ambos por tanto movidos por un similar espíritu nacionalista, no es menos cierto que hay una característica fundamental que los diferencia.

Una potencial secesión escocesa sería prácticamente irreversible, mientras que la separación británica de la UE podría, sin mayor dificultad, ser revertida en una generación o menos.

Por tanto, los requisitos técnicos de los referéndums, como por ejemplo mayorías necesarias o el tiempo necesario para repetirse, no tienen por que ser en principio similares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s