Y no pasó nada

Aviso al lector

Si usted encuentra errores en la redacción de este diario, recuerde que su autor puede tener en la cabeza otros asuntos que una pulida redacción.

En el capítulo 22 de la primera parte de El Quijote, sin aviso ni anticipo, Cervantes nos presenta a un Sancho andando y sin su icónico burro, su medio de transporte en todos los capítulos anteriores.

Sin embargo, a pesar de este y otros errores de la trama, al libro se le considera la primera y mas representativa novela moderna de la literatura universal. Precisamente, el genero literario mas popular desde entonces.

Naturalmente no son estas mis aspiraciones con este diario. Pero es conveniente recordar que en ocasiones, la relevancia de una obra puede no estar tanto en el detalle, como en sus conceptos, racionalidad y autenticidad.

Ha sido usted avisado.

Anuncios

Al mal tiempo buena cara y mucho realismo

Hay un importantísimo asunto en la presente situación política catalana que se esta obviando de manera irresponsable.

Casi cada día, recibimos constantes e insustanciales noticias de si el independentismo es un 51% o baja a un 48%, si una Cataluña independiente dejara o no la Unión Europea… ¡Irrelevante en estos momentos y ganas de marear la perdiz!
Sigue leyendo “Al mal tiempo buena cara y mucho realismo”

El origen del conflicto: la sorpresa de Tarradellas

Tarradellas1931
Tarradellas en 1932

Recientemente, dedique algo de tiempo a leer con detenimiento la carta que en 1981 Tarradellas escribió sobre los peligros que implicaba la ideología y actitud de Pujol y Convergencia para Cataluña.

En los años treinta del siglo pasado, Tarradellas fue fundador de Esquerra Republicana y en 1932 y 1936 Diputado y Conseller de la Generalitat, primero en Gobernación y luego en Finanzas. En 1954 fue designado Presidente de la Generalitat en el exilio y en 1977 fue nombrado Presidente Pre-Autonómico por el gobierno de Adolfo Suarez

Sus primeras palabras desde el balcón de la Generalitat fueron reveladoras, dijo: «Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!» no «Catalans, ja sóc aquí!» porque entendía la complejidad de la sociedad catalana.

Este experimentado hombre de estado y privilegiado conocedor de la historia política catalana y sus protagonistas, se despidió de su cargo, tras la aprobación del vigente Estatuto de Autonomía en 1979, con una amarga carta porque tenia unas preocupaciones que el mismo reconoce se estaban “convirtiendo en algo casi morboso, y que me tenía más que preocupado” (párrafo 33 de la carta completa reproducida a continuación del extracto)

Su, mas que carta, profecía, fechada en 1981, arranca con la denuncia de la negativa de Pujol de como era tradicional, brindar por España (y Cataluña) durante acto oficial de su relevo y proclamación de Pujol como presidente de la Generalidad (6).

La carta argumenta lo siguiente: Sigue leyendo “El origen del conflicto: la sorpresa de Tarradellas”